El Ser Tecnológico


Toda la información sobre nosotros mismos que publicamos diariamente en las múltiples redes sociales en las cuales tenemos un perfil creado acerca de nuestro día a día, es usado por las empresas para comprender mejor nuestros hábitos y así acertar, cada vez con mayor exactitud, qué queremos y cómo lo queremos. En base a esto, nos hacemos la siguiente pregunta, ¿se puede compartir todo, absolutamente todo sobre ti? Y la respuesta es sí. Chris Dancy, conocido como el hombre más conectado del mundo demuestra que nosotros, a pesar de que estemos continuamente publicando lo que hacemos, aún conservamos cierta privacidad. Este americano de 45 años ha convertido la monitorización de su cuerpo y de todo lo que hace durante el día en la base de su actividad en redes, donde vuelca toda esta información, en sus propias palabras: “Si se puede medir, alguien lo hará. Y es mejor que ese alguien seas tú”. Utiliza para ello unas Google Glass, una pulsera Fitbit, y un smartwatch Pebble. Y ha convertido esto en su forma de vida, ya que se anuncia como cartógrafo de datos freelance para empresas que quieran medir y analizar el comportamiento de los usuarios, y hacer así más efectivos sus estrategias comerciales.

Esta historia real deja una cosa bastante clara, la tecnología se ha convertido en una parte fundamental de nuestras vidas, capaz de cuantificar incluso en términos psicográficos, el conjunto de ideas, pensamientos y creencias que conforman la personalidad compleja de cada uno de nosotros. Ésta ha marcado un punto de inflexión en nuestra manera de concebir nuestro entorno y nuestra forma de relacionarnos con los demás. Gracias a ella hemos progresado y avanzado a una velocidad increíble, incluso para los más optimistas. Y sólo es el principio.

Primero fue el ordenador, después el teléfono móvil (sí, en el que sólo llamar nos parecía suficiente), luego el ordenado más pequeño, el portátil, el portátil más pequeño, después llegó el Smartphone, la Tablet, y ahora, los Wearables. Ya no sólo es importante controlar y cuantificar el Big Data de lo que nos rodea, sino que la contabilización y gestión de nuestros propios datos por nosotros mismos se ha convertido en el futuro.

El tener un conocimiento concienzudo y completo de todos los datos a los que tenemos acceso a través de estas nuevas herramientas tecnológicas, ¿nos ayuda realmente a optimizar nuestro comportamiento, haciéndonos más racionales y eficientes, o sólo es una nueva manera de evadirnos?

Lo que es patente es que, en la actualidad y teniendo esto como base, el concepto de ser humano nos parece escaso a la hora de clasificarnos en toda la vorágine de cambios que estamos viviendo, ya que poco a poco vamos teniendo una mayor necesidad de compartirlo todo, llevándonos a convertirnos en un ser tecnológico.

Foto: Reason Why

(Visited 69 times, 1 visits today)

Marina Fernández Banda

Graduada en Marketing por la Universidad Rey Juan Carlos. Me encanta la Comunicación, el Marketing, y las nuevas oportunidades que el mundo virtual nos ofrece. Me podéis encontrar, además de en La Nube, en el Departamento de Comunicación Online de ATREVIA.

Déja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

WordPress Video Lightbox Plugin

Send this to friend