Objetivos 2016: ¿siguen en pie?


En enero de cada año nos marcamos unos propósitos para cumplir, pero ¿cuánto suelen durar? ¿Cuál es la razón por la que tiene fecha de caducidad?  ¿Se debe más a la desmotivación o a la forma de plantearlos?

Lo más complicado de marcarse objetivos es eso mismo, decidir qué objetivos deben ser e ir a por ellos. Según Lou Tice, gurú americano sobre motivación, nuestra verdad interior es la que cuenta, por ejemplo, si piensas que eres estúpido, lo eres; si crees que eres tímido, lo serás; si crees que tu sueño es difícil de alcanzar, no podrás llegar a él. Por eso, sostiene que lo principal para proponerse una meta es desearlo, no preocuparse tanto por el cómo lograrlo, sino en visualizarlo y en creer en ello. Nuestra mente tiene un poder que ni siquiera imaginamos. Cuando sueñas con aquello que deseas estás ya estimulando a tu mente para conseguirlo. Se crea así la oportunidad para alcanzarlo. Un ejemplo, cuando quieres comprarte un coche de una marca determinada y de color rojo, ¿no es cierto que de repente empiezas a ver ese tipo de coches por todos lados? ¡Todo el mundo tiene uno, menos tú! A eso se refiere Lou Tice, cuando dice que cuando quieres algo tu mente busca la oportunidad de conseguírtelo.

Una de las grandes dificultades es querer conseguir tus objetivos a corto plazo. La impaciencia por la obtención de resultados hace que dichos objetivos se queden por el camino. Si requieren mucho tiempo, resultan desmotivadores; si es poco, pueden ser frustrantes. Uno de los mayores expertos en Gobierno de personas y organizaciones, Javier Fernández Aguado apuntó en este sentido que el gran problema de los objetivos en las compañías era el no plantearse una estrategia a largo plazo que incluya logros a corto que nos encaminen hacia él. Aguado defendió que en las empresas todos los colaboradores somos proyectos “ilusionables”, es decir, son lo que quieren llegar a ser, no lo que somos ahora. Es la falta de un horizonte común lo que nos convierte en seres inconsistentes.

Merece la pena sentarse a planear los objetivos del nuevo año y marcarse unas metas que estemos comprometidos a cumplir, alineando proyectos y personas que queremos que estén a nuestro lado en este tiempo.  Porque serán ellos el motor para avanzar.


Ana Almendro

Graduada en Periodismo por la Universidad Carlos III y experta en estudios de género y feminismo. Culo inquieto, lectora y habladora incansable. He escrito en medios online y offline. Ahora formo parte del departamento de formación de ATREVIA.

Déja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

WordPress Video Lightbox Plugin

Send this to friend